Avisar de contenido inadecuado

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.

{
}

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.

 

ÉL  Señor Jesús les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.( Lucas 11: vean 17 )

Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: --Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor Jesús a él y a todos los que estaban en su casa. Él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas, y en seguida se bautizó con todos los suyos. Luego los llevó a su casa, les puso la mesa y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.  (Hechos 16:vean 30 al 32)

Salmo 26: vean 8, Jehová Dios, la habitación de tu casa he amado, Y el lugar de la morada de tu gloria. A primera vista parecería que en efecto, si usted recibe la salvación a través de la sangre de Cristo Jesús, usted sería salvo, pero que además de usted, automática-mente serían salvados también los miembros de su familia inmediata- mente. Hombre y Mujer de Dios; todo es vivir en Fe ejercitando él Amor a Dios en  la Oración y Perseverancia todos los día de Noche y de día Hablando con Dios él Nos Escucha a donde quiera que estemos No Hay Barrera Ninguna es tiempo de Dios  Para Ayudar a Nuestra Familia, esposa,(o) e hijos, Hermanos, amigos que Necesitan conocer una Verdad. La verdad es Jesucristo que muro por ti y por mi. La casa de Dios es Nuestro alimento Espiritual  para despojarnos de el peso Negativo que persigue a la Familia de Dios. Fe mueve montañas y alcanza a Nuestra Familia Unidad en La busqueda en él Amor a Dios.

Cuando una persona acepta a Jesús como su Salvador, solamente esa persona es salva. ¡Nadie más. Sin embargo, adoptar dicha interpretación estaría en abierta contra-dicción de la doctrina de Cristo Jesús que la salvación es totalmente individual y Personal. Tenemos el Ejemplo de Zaqueo como dejo toda su riqueza y bienes  para Seguir a Dios de todo corazón . Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. (Lucas Capítulo 19: vean 1 al 10)

Amigo y amiga; En  lo que se refiere la alusión de Zaqueo que él Señor Jesús entre en su Casa nos permite un cambio radical como está Escrito "tú y tu casa Serviremos al Señor Jesús" es al hecho comprobado y ampliamente documentado en la Palabra de que Dios se complace en trabajar en la Edificación del núcleo familiar. En otras palabras, una vez un miembro de la familia, especialmente el padre, viene a los pies de Cristo Jesús, si esta persona vive de la forma en que Cristo Jesús quiere para su vida, sin lugar a dudas habrá una transformación paulatina y consecuente en todos los demás miembros de la familia como antes dicho mi casa será Llamada casa de Oración.

Registramos la enseñanza de la Palabra de Dios; Llamó entonces David a Salomón su hijo, y le mandó que edificase casa a Jehová Dios de Israel. Y dijo David a Salomón: Hijo mío, en mi corazón tuve el edificar templo al nombre de Jehová mi Dios. Mas vino a mí Palabra de Dios, diciendo: Tú has derramado mucha sangre, y has hecho grandes guerras; no edificarás casa a mi nombre, porque has derramado mucha sangre en la tierra delante de mí. He aquí te nacerá un hijo, el cual será Varón de Paz, porque yo le daré Paz de todos sus enemigos en derredor; por tanto, su nombre será Salomón, y yo daré Paz y reposo sobre Israel en sus días.  El edificará casa a mi nombre, y él me será a mí por hijo, y yo le seré por Padre; y afirmaré el trono de su Reino sobre Israel para siempre. Ahora pues, hijo mío, Jehová Dios esté contigo, y seas prosperado, y edifiques casa a Jehová tu Dios, como él ha dicho de ti. Y Jehová Dios te dé entendimiento y prudencia, para que cuando gobiernes a Israel, guardes la ley de Jehová tu Dios. Entonces serás prosperado, si cuidares de poner por obra los estatutos y decretos que Jehová Dios mandó a Moisés para Israel. Esfuérzate, pues, y cobra ánimo; No temas, ni desmayes. He aquí, yo con Grandeza esfuerzos he preparado para la casa de Jehová Dios cien mil talentos de oro, y un millón de talentos de plata, y bronce y hierro sin medida, porque es mucho. Asimismo he preparado madera y piedra, a lo cual tú añadirás. Tú tienes contigo muchos obreros, canteros, albañiles, carpinteros, y todo hombre experto en toda obra. Del oro, de la plata, del bronce y del hierro, no hay cuenta. Levántate, y manos a la obra; y Jehová Dios esté contigo.  1ra. de Crónicas Capítulo 22: vean 6 al 16 )

Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Amasai, jefe de los treinta, y dijo: Por ti, oh David, y contigo, oh hijo de Isaí. Paz, paz contigo, y Paz con tus ayudadores, pues también tu Dios te ayuda. 1ra. de Crónicas Capítulo 12: vean 18, Si el padre de la casa es verdaderamente un hombre obediente a los preceptos divinos, ese hombre dirá y podrá implementar el principio establecido mi casa y yo, Serviremos al Señor Dios.

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca la Roca es Jesucristo. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Escuchemos la Voz de Dios; Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. ( Mateo7: 24 al 29 )

Porque Jehová Dios es grandeza, Y Rey grande sobre todos los dioses. Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo; Y sus manos formaron la tierra seca. Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová Dios nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz Para poner por Obra. (Salmo 95: vean 3 al 7 ).

Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre. Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te ha hinchado en estos cuarenta años. Reconoce asimismo en tu corazón, que como castiga el hombre a su hijo, así Jehová tu Dios te castiga. Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y temiéndole. Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado. Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, (Deuteronomio Capítulo 8: vean 1 al 12 )

Palabra Clave; "Yo y mi casa serviremos a Señor Dios" Josué 24:15:

Amigo y Amiga; Hombre de Dios, Muchas Gracias por leer esta enseñanza puede llamar y pedir Orientación a los siguientes Numero 0034-949329491 y 0034-679348843 España. Tu comentario es Importante ante los Ojos de Dios ayudas a conocer la Palabra de Dios.

Iglesia Ayuda Espiritual Grandeza de Dios.
http://grandeza.obolog.com

Un saludo este Humilde Servidor de Cristo Jesús

España 20 de Junio del 2010

Gracias a Dios.

Pablo José Romón Pacheco

 

 

{
}
{
}

Comentarios Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.

estos versiculos de la Biblia nos edifica grandemente,nos fortalece,nos impulsa seguir adelante en la palabra del Señor .hacer las cosas conforme la voluntad de Dios.permaneciendo unidos con nuestra familia en comunion con Dios.aprendiendo siempre la preciosa palabra del Señor.

Teniendo presente sin cesar delante de nuestro Dios y Padre vuestra obra de fe, vuestro trabajo de amor y la firmeza de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo; Mi Confianza esta en Dios.(1.Tesalonicenses Capítulo 1:3,)Ahora, pues, que el mismo Dios y Padre nuestro, y Jesús nuestro Señor, dirijan nuestro camino a vosotros;(1.Tesalonicenses Capítulo 3:11,)aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.( Efesios Capitulo 5.16,) Porque Con Cristo Jesús he sido crucificado, y ya no soy yo, Pablo Jose Romon Pacheco el que vive, sino que Cristo Jesús vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. ( Gálata Capítulo 2:20,)...Amen.Gloria a Dios.

España 19 de Enero del 2012
Gracias a Dios.
Atentamente.
Siervo Inútil Pablo Jose Romon Pacheco...

Deja tu comentario Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.